El cine en España necesita, como su país, reinventarse.
Este es el país de Segundo de Chomón, Buñuel, Saura, Armendáriz, Villaronga, el inmortal Erice.Tiene un guion solvente (aunque tramposo).Y La gran familia española es un plácido narcótico que en nada ayuda a ese renacer.Es muy fácil tirar de la final del mundial, del gol de Iniesta, de la comedia colorista que nos entretiene durante hora y media con nuestros tópicos y latiguillos.Ofrecer una cara cuanto dinero se regala para un britv mila imprevista, alejada de los géneros y temas de siempre.Y no porque haya mucho reprochar a La gran familia española.
Y un país así, que explotó por creerse una mentira, no necesita seguir recreándose en viejos mitos entre palomita y palomita.Pero este es un país devastado, por el que ha pasado un ciclón cuya resaca solo empezamos a sentir.Zapatos que solo caminan hacia atrás.Tiene un plantel concierge de regalos que es de actores estupendo.Hacen falta nuevos caminantes.