por que me regalaron un gatos psicologia

Le metí 36 puntos, y sin dedito, para casa, adiós, y en la final.
Déjate de parábola, de tener la mano así o así.Lo envoltura de regalos papel kraft máximo que gané fue un millón de dólares.En Rusia el uniforme acojona.Y le dije: Y tú sabes lo que es entrenar con Fernando Romay?Ya era difícil cambiar.Y si vas allí y no eres tonto, lo aprendes.Al llegar a Madrid y no poder inscribirte porque no te daban la nacionalidad tu madre dijo que le daba vergüenza haber traído gratis a todo un jugador formado en la urss, nada menos, y que no pudiera jugar.Pero allí arrasamos, en el último partido terminamos defendiendo con tres en la tercera prórroga y nos echaron a todos.Corbalán, Iturriaga, Romay, que parece mentira, pero tenía una boca Te mataban.Yo, que tenía un nivel, que había estado en la selección de la urss.
Aunque Sabonis nunca me lo ha contado, igual es leyenda urbana.
Una pregunta clásica pero tremendamente útil para entender qué nivel de emociones quiere en su vida.Sí, en mis años en Moscú sí que estuve de juerga.El gol de Kharlamov fue un clásico, él solito esquivando a todo el equipo luego los americanos reconocieron que su objetivo era lesionarle y lo hicieron, no podían pararlo.No sé ni cómo llegamos a semifinales, ni a la final de la Recopa, regalo mastin zaragoza que palmamos contra el Bolonia.Mi madre pasaba de enseñarme.De todas formas soy optimista, creo que España tiene una capacidad de recuperación y adaptación muy importante.El Indio está muy bien, Antúnez está muy bien.Había muchas clases.