Francisco: No podes ser tan turra.
Laura: Si, ni homo ni hetero, peri!
Francisco: Ves que sos una perra.
Perraaaaa Laura: Perra y pera suenan casi igual.Todos me quieren meter la puntita.Francisco: pero, y el viej.Este artículo llevo escribiéndolo desde principios de mes.A continuación transcribo las partes más interesantes de unas de las primeras conversaciones que tuvieron cuando comenzaron a hablar de temas sexuales.No hace falta que te conviertas en un acosador/a; limítate a ser sincero.Hay una poesía de José Martí, un poeta cubano, que dice: Tiene el leopardo un abrigo en su monte seco y pardo / yo tengo más que el leopardo porque tengo un buen amigo.Luego de eso, me volví a relamer, a suspirar y le agradecí.Le gustan sus ojos verdes cuando la miran por encima de la taza de café.Porque eso no está sucediendo.
Tuve que terminar la compra.
Sin embargo, siendo que aún son novios y que se encuentran en los comienzos de la relación aún no materializaron las fantasías que cada uno de ellos tenía dentro.
Laura: estas muy seguro que solo vos?Me encanta y que después me cuentes.Entonces me senté, cerré los ojos e inhalé y exhalé suave, lenta y profundamente.Obvio que le dije que.La prendí y me la metí dentro.Francisco: mmmm, regalos para chef mexico me encantó!Pero es bueno que ahora sepas cuál es el mecanismo que hay detrás y qué soluciones podrás emplear cuando te sientas preparado.